Andrés Vesalio

2. Andrés Vesalio

Andrés Vesalio o Andreas Vesalius es la forma latinizada del nombre Andries van Wesel (Bruselas, actual Bélgica, 31 de diciembre de 1514 - Zante, actual Grecia, 15 de octubre de 1564), en ocasiones se le aplica erróneamente el gentilicio de flamenco sin ser natural de Flandes, autor de uno de los libros más influyentes sobre anatomía humana, De humani corporis fabrica (Sobre la estructura del cuerpo humano). Basó sus estudios anatómicos en la observación directa, rechazando algunos errores anatómicos presentes en la obra de Galeno, por lo que es considerado el fundador de la anatomía moderna.

 

2.1 De Humani Corporis Fábrica

En 1543, Vesalio publicó en Basilea su obra en siete volúmenes De humani corporis fábrica (Sobre la estructura del cuerpo humano), una innovadora obra de anatomía humana que dedicó a Carlos V. Aunque la autoría de las ilustraciones no está clara, se considera que es obra de varios autores, varios procedentes del taller de Tiziano (como Jan Stephen van Calcar), y otros como Domenico Campagnola o incluso el propio Vesalio. Pocas semanas después publicó una edición compendiada, para uso de estudiantes, Andrea Vesalii suorum de humani corporis fabrica librorum epitome, que dedicó al príncipe Felipe, hijo y heredero de Carlos V.

Frontispicio del Fábrica. El título completo es "Andreae Vesalii Bruxellensis, scholae medicorum Patauinae professoris, de Humani corporis fabrica Libri septem".

La obra destaca la importancia de la disección y de lo que en adelante se llamó la visión "anatómica" del cuerpo humano. El término que utilizó para titular su libro, "Fabrica", posee connotaciones arquitectónicas. En su descripción parte de los huesos, ligamentos y músculos, que fundamentan la estructura corporal, para pasar a estudiar luego los sistemas conectivos o unitivos (vasos sanguíneos y nervios) y los sistemas que impulsan la vida. De los siete libros de que consta la obra, el primero trata de los huesos y cartílagos; el segundo de los músculos y ligamentos; en el tercero se describen las venas y arterias; en el cuarto los nervios; en el quinto, los aparatos digestivo y reproductor; en el sexto el corazón y los órganos que le auxilian como los pulmones; el séptimo y último está dedicado al sistema nervioso central y a los órganos de los sentidos. Su modelo anatómico contrasta poderosamente con los vigentes en el pasado.

Además de realizar la primera descripción válida del esfenoides, demostró que el esternón consta de tres partes y el sacro de cinco o seis; y describió cuidadosamente el vestíbulo en el interior del hueso temporal. Verificó las observaciones de Etienne acerca de las válvulas en las venas hepáticas, describió la vena Acigos, y descubrió en el feto el canal que comunica la vena umbilical y la vena cava inferior, llamado desde entonces ductus venosus. Describió también el omento, y sus conexiones con el estómago, el bazo y el colon; ofreció las primeras nociones correctas sobre la estructura del píloro; y observó el pequeño tamaño del apéndice vermiforme en los hombres; dio las primeras descripciones válidas del mediastino y la pleura y la explicación más correcta de la anatomía del cerebro realizada hasta la fecha. Este libro lo pudo realizar gracias a la ayuda que le prestó un juez dándole cadáveres de asesinos.

 

   

       Portada de la Fábrica de Vesalio                              Cerebro según la Fábrica de Vesalio

Artísticamente, la Fábrica es un libro único que goza de gran ambición en su estética. Por ello fue copiado en todas las grandes universidades de Europa, así como en las cortes más importantes. Aún a día de hoy se utilizan como representación del cuerpo humano con bastante fidelidad, pese a que hayan pasado más de cuatro siglos.

 

Pero el contenido de la Fabrica no se reduce a la serie de sus descripciones verbales. En pie de igualdad con éstas se hallan los dibujos que para aquélla compuso Kalkar, minuciosamente orientado por el propio Vesalio, contemplemos el carácter expresivo, teatral, de los dibujos óseos y musculares en que aparece el cuerpo entero: el esqueleto con la mano diestra apoyada en la pala y la siniestra suplicante, o aquel otro meditabundo, leamos, en fin, la máxima grabada en el severo pedestal que da soporte a la contemplada calavera. Pero, después de todo esto, no dejemos de observar lo que de las ilustraciones más interesa, relativamente a la historia de la morfología humana: su “estilo anatómico” la mentalidad morfológica que su peculiar modo revela al historiador.

 

Algo nos habla de esa mentalidad el carácter rigurosamente esquemático de algunas de ellas o, por otra parte, la representación de cada uno de los huesos como realidades individuales aisladas. La forma visible de la parte aparece así con absoluta pureza a los ojos del considerador, y hasta reducida a su más escueta “idea espacial”, cuando se trata de un simple esquema. Más patente es, sin embargo, el estilo anatómico de las ilustraciones, en el caso de las que representan al cuerpo entero. Véanse, a modo de ejemplo, las seis láminas consagradas al relieve muscular de la cara dorsal del cuerpo (figuras I-VI). Los músculos han sido ordenados por el dibujante según sus diversos planos o lienzos tectónicos, desde el más superficial, estrictamente subcutáneos, hasta el más profundo, en contacto directo con la superficie de los huesos o alojado en las más recónditas depresiones del esqueleto. Si el esqueleto es el andamiaje central y sustentador de toda la fábrica anatómica, el sistema muscular aparece como una serie de capas de revestimiento, superpuestas una a otra, y tanto más próximas a la figura visible del cuerpo cuanto más externas. También las ilustraciones de la Fábrica son expresión del punto de vista tectónico que preside la mayor parte de sus descripciones.

 

Observación personal:

Este libro “ De Humani Corporis Fábrica” consta de siete volúmenes el primero trata de los huesos y cartílagos; el segundo de los músculos y ligamentos; en el tercero se describen las venas y arterias; en el cuarto los nervios; en el quinto, los aparatos digestivo y reproductor; en el sexto el corazón y los órganos que le auxilian como los pulmones; el séptimo y último está dedicado al sistema nervioso central y a los órganos de los sentidos.

 Y observando las imágenes se obtiene una detallada y precisa información que a pesar de ser tan antigua ,se notan aspectos anatómicos que hoy en día se ven de igual manera haciendo más alusión a lo echo por Vesalio resaltando aún mas sus importantes descubrimientos, dejándonos atónitos al ver estas obras con tan alta calidad y dejan ver el gran trabajo que hiso su creador mostrándonos un ejemplo de anatomía inigualable , y también descubrió muchas cosas respecto a nuestro cuerpo ,aunque tuvo varias dificultades ya que en esa época no era muy apreciado su trabajo Vesalio al hacer lo que nadie avía echo se abrió camino en las entrañas de la anatomía siendo esto posible gracias a la ayuda de un juez el cual le regalaba cadáveres de asesinos pudiendo así  experimentar y descubrir nuevas formas las cuales desafiaron las investigaciones de Galeo corrigiéndole muchos errores los cuales se hallaban en sus datos, siendo aún más polémicos sus hallazgos y Vesalio si darle importancia a lo que opinaban de él consiguió completar su investigación y después de prácticamente superar a Galeo aunque no podemos olvidar que Galeo aunque pudo tener mucho errores también tuvo varios aciertos pero Vesalio fue más específico y su obra aparte de ser completa también es algo practica ya que con sus ilustraciones no se puede dejar de admirar al padre de la anatomía.

Contacto

arte-anatomia dmjulian3@gmail.com